Este año se ha producido un cambio radical en nuestro pensamiento sobre las finanzas y en nuestra actitud con el dinero.

Antes sólo nos dejábamos llevar, si disponíamos de dinero para comprar algo que necesitábamos (o que queríamos) lo comprábamos y si no era así nos esperábamos a tener el dinero. Tratábamos de gastar menos de lo que ingresábamos pero ahí terminaba nuestro interés.

Ahora ya no es así, en estos momentos he puesto nuestro dinero a trabajar, controlo lo que tenemos y busco como obtener más rentabilidad, me preocupo de ver como gastamos el dinero, preparo y cumplo mi presupuesto.

Soy muy consciente de los errores financieros que cometimos en el pasado por falta de educación en este tema, pero de nada sirve lamentarse, ¿podríamos estar mejor?, seguro que sí, pero no puedo cambiar el pasado, puedo actuar en el presente para mejorar mi futuro y eso es precisamente lo que estoy haciendo.

En estos momentos nuestro patrimonio es muy escaso, pero debo aprender a gestionarlo para lograr mi objetivo.

Kiyosaki recomienda gestionar el patrimonio por medio de una empresa, porque aporta más ventajas que siendo una persona física. Como dice en su libro El cuadrante del flujo de dinero, la empresa paga menos impuestos de las personas físicas ya que el orden es Ganar --> Gastar --> Pagar impuestos. Además también estás más protegido.

Entiendo bien sus recomendaciones pero tengo muchas dudas de como hacerlo, es parte de los conocimientos que tengo que adquirir. Igual que hice con el análisis de mi hipoteca cuando buscaba mejores condiciones, o como he hecho con mi estudio de los fondos de inversión, ahora tengo estudiar y entender bien que pasos debo dar para crear mi empresa.

Mi primer paso es entender conceptos, averiguar procedimientos y después debo encontrar un asesor y gestor, ya que mi objetivo no es saber todo de todo, únicamente pretendo saber de que hablo, entenderlo y dejarme guiar por un experto.

Esta mañana he ido a la cámara de comercio, allí me han aclarado algunas dudas sobre la creación de una empresa, pero me he sentido muy verde. A diferencia de cuando fui a la caza de unas mejores condiciones para mi hipoteca, que me sentía muy segura y sabiendo exactamente lo que quería y con soltura para pedirlo y entender lo que me ofrecían, hoy estaba como pez fuera del agua, no me ha gustado.

Necesito alcanzar el conocimiento suficiente para gestionar mi patrimonio. Esto es clave para alcanzar la libertad financiera.

Deja un comentario