Cómo hacer una planificación financiera para lograr tus objetivos

La forma de alcanzar cualquier meta es trazar un plan y ponerlo en marcha. Con las finanzas ocurre lo mismo, debes hacer tu propia planificación financiera para poder lograr tus objetivos.

Básicamente en la planificación determinas que quieres conseguir, analizas en qué situación te encuentras, que vas a hacer para lograr tu objetivo, y tras ponerlo en marcha tienes que comprobar si vas por el camino correcto o tienes que realizar algún ajuste en tu plan.

Cómo hacer una planificación financiera

Veamos punto por punto cada uno de los pasos que debes dar para planificar tus finanzas.

Pasos para hacer tu planificación financiera

1. Definir el objetivo

¿Qué quieres conseguir? ¿Cuales son tus objetivos financieros a corto, medio y largo plazo?

Si no tienes claro cual es tu objetivo difícilmente vas a poder crear una planificación para conseguirlo.

Encuentra cuales son tus objetivos, ¿para qué quieres ahorrar, invertir, ...?

Si te pones en manos de un asesor financiero verás que en este paso va a recopilar toda la información necesaria para entender bien qué esperas de tus finanzas. Te realizará preguntas abiertas del estilo:

  • ¿Cuales son tus sueños?
  • ¿Qué piensas sobre las inversiones? ¿Te sientes cómodo o te asusta invertir?
  • ¿Cómo te desenvuelves con tus finanzas?
  • ¿Cuando abriste tu primera cuenta bancaria y tuviste tu primera tarjeta de crédito?
  • ¿Cómo proteges tus finanzas? ¿Tienes seguro de vida, casa, ... ?
  • ¿Has pensado en tu jubilación? ¿Tienes contratado un plan de ahorro o de pensiones?

Con esta información intenta hacerse una idea de cuales son tus objetivos a corto, medio y largo plazo.

El ahorro y la planificaron tienen que tener un propósito. Ahorrar por ahorrar desde luego es mejor que gastar todo lo que ganas. Pero marcarse objetivos te da el empuje para seguir adelante. Piensa que el dinero lo ganas para vivir y lograr tus metas. No vivas para ganar dinero.

Sabiendo que quieres conseguir, ahora puedes fijar objetivos sobre la gestión del efectivo, la inversión, que seguros o mecanismos de protección necesitas en tus finanzas, ...

Debes definir objetivos claros. Puedes empezar con una lista de deseos e ir afinando hasta definir claramente los objetivos.

2. Conocer el punto de partida. ¿Dónde estás?

Tras hacer el primer paso de tu planificación financiera ya has definido lo que quieres lograr, cuáles son tus metas.

Ahora en este segundo paso tienes que conocer bien cual es tu situación actual.

  • ¿Cómo estás respecto a cada uno de los objetivos que te has propuesto?
  • ¿Cual es tu horizonte temporal en cada objetivo? ¿Lo quieres lograr en uno, cinco, quince, treinta años?
  • ¿Que nivel de riesgo estás dispuesto a asumir en tus inversiones?
  • ¿Si tienes actualmente inversiones?
  • ¿Qué ahorros tienes?
  • ¿Cuales son tus deudas?
  • ¿Tienes seguros de vida, casa, médico, ..?
  • ¿Tienes hecho el testamento?
  • ¿Cuantos años te faltan para la jubilación?
  • ¿Qué ingresos anuales tienes?
  • ¿Cuales son tus gastos fijos y eventuales?

Toda esta información la necesitas para trazar tu plan financiero con el que lograr tus metas.

3. Trazar el plan.

Ahora toca hacer la parte creativa, desarrollar el plan con el que ir desde tu situación financiera actual a la situación financiera en la que tus metas se cumplen.

Tienes que encontrar las soluciones que se adapten a tu perfil inversor. No tiene sentido que desarrolles un plan en el que tienes que invertir en productos financieros de alto riesgo cuando tú no te sientes cómodo con este tipo de inversiones. Pues aunque lo escribas en tu plan al final no lo realizarás.

4. Ejecutar el plan

Una vez definido el plan con el que conseguir lo que te has propuesto, solo queda ponerlo en marcha.

Aunque este paso parezca evidente y sencillo pues ya sabes lo que tienes que hacer, hay muchas personas a las que les cuesta arrancar.

Tu plan puede implicar cambios en tus hábitos financieros: recortar gastos, buscar nuevas fuentes de ingresos, aprender a invertir, ahorrar todos los meses una cantidad superior a la que estabas ahorrando, ...

Si te asalta el desánimo, piensa lo que ocurrirá si no pones tu plan en marcha y el porqué has querido hacer una planificación financiera, tu motivación inicial.

5. Monitorizar los resultados y reajustar el plan si es necesario

Conforme avanza el tiempo tu situación financiera cambia. Se producen cambios en tu vida que no habías considerado al hacer tu plan: cambio de trabajo, nacimiento de un hijo, tienes que hacerte cargo de un familiar, ...

Además también hay cambios que se escapan a tu control como son las recesiones económicas, cambios en las leyes fiscales, tasas de interés, la inflación, ...

Tu planificación se tiene que ir adaptando a los cambios. Tienes que revisar periódicamente si tu plan necesita reajustarse para poder alcanzar tus objetivos y aplicarlos. 

 

¿Has pensado en tus objetivos financieros y en como alcanzarlos? Espero que estos pasos te ayuden a desarrollar tu planificación financiera. Si crees que puede interesar a tus amigos o familiares te invito a compartir este artículo en tus redes sociales. Y si quieres plantearme alguna duda o sugerencia puedes dejarme un comentario.

¡Un fuerte abrazo!

Inma Ruiz

Inma Ruiz

Gracias por leer en Gana Dinero y Tiempo nuestro artículo "Cómo hacer una planificación financiera"

Un comentario

  1. Si la planificación financiera no alcanza, un préstamo de dinero para salir a flote es necesario a veces. Con todo esto leído, estoy seguro que la gente tendrá una mejor idea de cómo funcionan los préstamos y las tasas de interés, así como obtener el préstamo adecuado. A considerar un Préstamos sin buro

    La planificación siempre será un buen aliado en la planificación financiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *