9 Lecciones que dar a tus hijos para que tengan éxito financiero

Todos los padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Al menos la mayoría, porque siempre oyes por ahí algunas cosas que parecen increíbles. Pero los que nos consideramos buenos padres sí tenemos eso en común. Queremos que nuestros hijos consigan llegar a ser la mejor versión posible de sí mismos.

Inma y yo tenemos 2 hijos. Una chica y un chico. Ambos corren, juegan, peguntan y hacen trastadas. Pero mientras tanto nosotros intentamos enseñarles algunas cosas que creemos que son importante que aprendan. Entre ellas las relacionadas con las finanzas.

9 Lecciones Que Dar A Tus Hijos Para Que Tengan Éxito Financiero

9 Lecciones Que Dar A Tus Hijos Para Que Tengan Éxito Financiero

No somos de esos padres que les dicen a sus hijos lo que tienen que estudiar cuando sean mayores o que tienen que conseguir tal o cual trabajo para ganar dinero y vivir bien. No creo que decirles eso sea bueno para ellos. En su lugar queremos intentar que interioricen algunas buenas prácticas y hábitos que pueden ayudarles a conseguir el éxito en la mayoría de áreas de su vida.

Si tienes hijos seguro que te vas a identificar con estas ideas y quizás nos puedas aportar otras.

Aquí tienes las 9 Lecciones que hemos seleccionado para el éxito financiero de nuestros hijos

1. No tengas miedo a fallar

En esto podemos enseñarles mucho a nuestros hijos. Desde hace años estamos probando y probando nuevas cosas que hacer para mejorar nuestras finanzas. Algunas funcionan y otras no. Pero no tenemos miedo a que no funcionen. Algunas de las ideas que no funcionan acaban reconvirtiéndose en otras que después si lo hacen y a las que no les vemos posibilidades simplemente las desechamos, como cuando probamos con un negocio de marketing multinivel.

En Internet hemos probado diferentes ideas que no han funcionado. Inma tuvo durante un tiempo un blog de inversión que no funcionó. Yo también tuve otro sobre tecnología aplicada a empresas que me daba demasiado trabajo para los pocos resultados que se obtenían. Hemos probado micronichos para venta de productos de ebay, como uno para escobas eléctricas u otros para lectores de libros electrónicos que tampoco funcionaron demasiado bien.

Lo que no funciona lo eliminas pero te quedas con el aprendizaje que obtienes de esas experiencias. Pero si no pruebas cosas nuevas, además de no equivocarte, tampoco vas a acertar.

2. Que no te afecte el rechazo

Tras la salida de la universidad casi siempre trabajé como comercial. En algunos momentos vendiendo productos y servicios informáticos y otras veces vendiendo gestión documental, tanto física como digital.

Cuando trabajas como comercial te enfrentas al rechazo continuamente. El "NO" está a la orden del día. No quieren verte, no quieren pasarte con la persona responsable, no quieren saber de tus servicios, no quieren comprarte, no, no, no,... Pero cualquier comercial tiene que saber que cada NO le acerca al siguiente SI. Los embudos de ventas te demuestran que si metes suficiente gente por arriba, algunas ventas acabarán goteando por abajo.

El miedo al rechazo hace que mucha gente deje de hacer cosas. Fomenta que tus hijos prueben cosas nuevas. Que prueben a vender cosas pequeñas para sacar dinero para su viajes de deporte o de estudio. Y que prueben a venderlas a desconocidos. Nuestro hijo lleva ya 3 años sacando todo el dinero que necesita para estos viajes vendiendo en navidades figuritas de madera para el árbol de navidad que compramos en Amazon en cajas que contienen muchas.

3. Atrévete a emprender

Cuando trabajas para otra persona estás limitado. Limitado en tiempo ya que no dispones del tiempo como a ti te gustaría en cada momento. Limitado en dinero ya que no vas a ganar más de lo que te pagan para cada hora trabajada. Limitado en acciones ya que no siempre harás lo que te gustaría hacer sino que tendrás que hacer lo que tu jefe cree que tienes que hacer... Sin embargo la mayor parte de la gente trabaja por cuenta ajena. ¿Porqué?. Porque es lo más cómodo (a priori), te asegura un sueldo a final de mes (mientras conservas el trabajo) y te evita la necesidad de arriesgar.

¿Pero son estas las únicas razones? No. La principal razón por la que no nos planteamos emprender como primera opción es que esto es lo que te han enseñado desde pequeño. "Estudia mucho y busca un buen trabajo donde cobres mucho dinero". Eso es lo que nos dicen nuestros padres. Y esto es lo que nosotros queremos cambiar. Les explicamos a nuestros hijos que emprender es la opción que mejor les puede acercar a su libertad financiera.

4. Toma riesgos calculados

"Si no arriesgas no ganas", dice el famoso dicho. Aunque también se dice "más vale malo conocido que bueno por conocer". Hay frases para todo.

Pero lo que está claro es que si siempre haces lo mismo, constantemente obtendrás iguales resultados. Necesitas arriesgar algo para hacer cosas nuevas y buscar resultados mejores.

Está claro que con los hijos siempre intentas minimizar los riesgos que toman para evitar que sufran daños pero no es lo mismo que tomen el riesgo de subir a un alto árbol que plantear una solución novedosa para un problema que les planteen en sus estudios. La solución fácil que todos siguen para resolver un problema es la que te lleva donde están todos los demás. Y eso es lo que queremos evitar. Queremos que nuestros hijos sean capaces de pensar diferente para buscar soluciones novedosas a problemas comunes.

Algo habrá que arriesgar pero se trata de riesgos calculados cuyas consecuencias si están equivocados no les meterán en grandes problemas.

Toma riesgos calculados

Toma riesgos calculados

5. Descubre tus habilidades

A todo el mundo hay algunas cosas que en promedio se le dan mejor que al resto de la gente. ¿Tú has descubierto cuales son esas habilidades tuyas que haces mejor que otras personas? Pues si las has descubierto, enhorabuena porque te puede llevar a tu libertad financiera.

Cuando las descubras, enfócate en ellas. Dedícate en cuerpo y alma a explotar esas habilidades. Te divertirás y además encontrarás la forma de monetizarlas para ganar dinero con ellas.

Para que los niños las descubran tendrás que dejarles que prueben cosas nuevas y asuman algunos riesgos. Solo probando cosas nuevas podrán ir descubriendo habilidades que quizás no sabían que tenían. Así que fomenta esto.

6. Revisa tus objetivos constantemente

Ahí va otra frase: "no hay camino para quien no sabe donde va". Los objetivos son tus metas. Tu razón diaria para enfocarte y avanzar. Si no sabes lo que quieres conseguir, no hay forma de saber lo que tienes que hacer.

Puede que algunos objetivos sean difíciles de conseguir. Incluso puede que algunos no los consigas. Pero no importa. Recuerda que hay que asumir riesgos. Uno de ellos puede ser que quizás alguno de tus objetivos no lo consigas alcanzar y te parezca que has perdido mucho tiempo persiguiéndolo. Pero ese es un riesgo calculado. Si defines bien tus objetivos vas a conseguir alcanzar la mayoría.

Ayuda a tus hijos con esto y les será más fácil alcanzar el gran objetivo: la libertad financiera.

7. Aprende a decir "No"

Tus hijos no solo van a tener que aprender a aceptar el rechazo y escuchar la palabra "no". También van a tener que aprender a decir "no". Habrá gente que les hablará de proyectos y de oportunidades. Y es muy posible que muchas de esas oportunidades lo sean pero no para ellos sino para la persona que les habla. Tendrán que aprender a identificarlas y decir "no" cuando comprendan que no es para ellos.

No es fácil decir no. Piensa como te cuesta decírselo tú a ellos cuando te piden algo poniendo esos ojitos tiernos que solo los niños saben poner. Pues algo parecido les pasará a ellos en el futuro con gente a su alrededor que querrá embarcarles en cosas que seguramente no serán tan buenas como parecen. Tendrán que aprender a distinguirlas y decir "no".

8. Mejora continuamente tus procesos

Lo siguiente que necesitarán aprender nuestros hijos es que también hay que revisar constantemente los procesos que hacemos para conseguir alcanzar nuestros objetivos. Y una vez revisados deberán buscar la forma de mejorarlos.

Siempre hay formas de mejorar un proceso. Durante los últimos años Inma y yo hemos mejorado continuamente todo lo que hacemos. Hemos visto que es lo que funciona y lo que no. Y seguimos mejorando todo. Porque si hay algo que es seguro es el cambio. Todo cambia y el cambio te obliga a revisar y mejorar.

9. Invierte en ti mismo

Invertir en uno mismo es la mejor inversión que cualquiera puede hacer. No por querer emprender y trabajar para uno mismo tienes que plantearte que no hay que estudiar. Estudiar y formarte te abre muchas puertas. Puertas físicas y puertas mentales.

Y tendrás que seguir invirtiendo en ti mismo continuamente. Una carrera inicial te servirá para abrir tu mente, aprender muchas cosas y conocer mucha gente interesante. Después de eso necesitarás una formación continua. Como hemos dicho el mundo está en constante cambio. Y los cambios son cada vez más rápidos. Si no te formas corres el riesgo de quedarte obsoleto en pocos años.

No olvides inculcar esto a tus hijos.

Conclusiones

Es emocionante ver crecer a tus hijos y observar como van aplicando estas lecciones que nosotros tuvimos que aprender a base de prueba y error. Quizás ellos lo consigan mucho más rápido que nosotros y tengan la fortuna de ser independientes financieramente lo antes posible.

Y lo más importante, que sean capaces de aprender también una lección fundamental: hacer siempre lo correcto cuando traten con otras personas y nunca tratarlas de forma diferente a como les gustaría que les tratasen a ellos mismo.

¿Y tú?. ¿Tienes alguna lección que crees que se puede enseñar a los hijos? Haz un comentario y cuéntanoslo, o contacta con nosotros a través de este formulario.

Juan Ramon Gómez

Juan Ramón Gómez

Gracias por leer en Gana Dinero y Tiempo nuestro artículo "9 Lecciones que dar a tus hijos para que tengan éxito financiero"

Un comentario

  1. Claudia iveth solis hernandez

    Hola mecanto el articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *