Algún día haré … Algún día seré…Stop, algún día es ahora.

No sé en que momento de nuestra vida empezamos a utilizar esta frase o alguna similar.

Seguramente desde pequeños ya pensamos en cosas que podríamos hacer si se dieran determinadas circunstancias. Lo posponemos en lugar de tratar de crear las circunstancias que necesitamos.

Cuando las circunstancias presentes no son las adecuadas, requiere bastante esfuerzo por nuestra parte, conseguir que lo sean. Resulta más fácil esperar. Encuentras mil excusas para aplazarlo, te convences de que ahora no es el momento, y el problema es que nunca llega ese momento.

Nunca habrá un momento mejor para empezar algo que el actual.

En gran parte de los libros que he leído este año se hace hincapié en empezar YA. Tanto en los de Robert T. Kiyosaki, como en el último libro que he comentado “La Ciencia de Hacerse Rico” de Wallace D. Wattles, pasando por “El hombre más rico de Babilonia” de George S.Clason, “La Buena Suerte” de Fernando Trías de Bes y Alex Rovira Celma y muchos más, insisten en la importancia que tiene empezar ya, no posponerlo, actuar y provocar que las cosas ocurran.

Dejar las cosas para después, aplazarlas, lo único que provoca es una terrible sensación de arrepentimiento en el futuro. Si hubiera hecho …, Ojalá hubiera hecho….

El momento de actuar es el presente. Se deben cambiar razonamientos como los siguientes:

    Cuando consiga un aumento de sueldo ahorraré, ahora tengo demasiados gastos y no me sobra ni un céntimo.

    Cuando tenga un poco de tiempo libre me apuntaré al gimnasio, ahora llego agotada del trabajo y no me apetece salir a correr.

    Cuando tenga más dinero invertiré, ahora no es el momento.

    Cuando tenga más tiempo aprenderé a administrarme mejor, ahora tengo que seguir con lo poco que sé.

Si no provoco que las cosas sucedan, me quedaré atrapada donde estoy.

Si en enero hubiera dicho: cuando me sobre dinero lo ahorraré para poder invertir.

Entonces nunca habría llegado el día en que me sobrara dinero. Sólo con mi propósito firme de ahorrar, con mi objetivo en mente de lograr la libertad financiera es como he conseguido que mi saquito de ahorro e inversión crezca mes a mes. No es muy grande pero desde luego es más de lo que tendría de haberlo aplazado hasta que me sobrara dinero.

Si hubiera dicho: cuando tenga tiempo aprenderé como administrarme, como invertir.

Entonces a día de hoy seguiría viendo la tele antes de irme a dormir, en lugar de estudiar y aprender como lograr mi libertad financiera.

Para conseguir que algo cambie hay que empezar ya, no se puede dejar para Algún día. Si el objetivo a alcanzar está claro, el momento de comenzar es Ahora, y si el objetivo no está claro, el momento de decidir cual es el objetivo también es Ahora.

Deja de soñar y empieza a actuar, el día ha llegado.

Jolín, que frasecita acabo de soltar. Parece el eslogan de un anuncio, pero espero que te motive a dar el paso hacia tu libertad financiera, o hacia tu objetivo sea el que sea.

3 comentarios

  1. Excelente blog! Es hora de cambiar y hacer todo lo posible para que nuesto futuro empiece ahora en nuestro presente.

    Bendecidos…

    • Gracias eclass,

      Desde luego ahora es el mejor momento para cambiar las cosas, y empezar ya a ser felices en cada cosa que hacemos.

      Mi actitud es la que me da la felicidad, depende de mi.

      Un saludo,

      Inma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *