Debes saber distinguir entre necesidad y deseo, mientras tus recursos sean limitados

Hace dos semanas hablé de 4 razones que pueden fastidiar el presupuesto que te has fijado.

Uno de ellos era no saber diferenciar entre lo que necesitas y lo que deseas.

Es fácil que nos autoconvenzamos de la gran necesidad que tenemos por algo que en realidad es sólo un deseo.

Cuando queremos algo buscamos las razones que justifican que no son deseo sino necesidad.

Necesito ese vestido para ir a la boda, es que el que tengo ya lo he llevado en muchas bodas y tengo que ponerme uno nuevo.

Esto es algo que yo me he dicho en alguna ocasión, pero en realidad no era necesario comprar otro vestido ya que a la boda no iba nadie que me hubiera visto el vestido antes, y aunque hubiera coincidido con alguien en las bodas anteriores, ¿qué pasa?, seguramente ni se acordarían de como era mi vestido, y si se acordaban, lo más que podría pasar es que pensaran que era el mismo.

Pero lo que piensen los demás no debe preocuparme. Este es un punto que debo cambiar, centrarme en mi circulo de influencia y no en el de preocupación.

De todos modos esto es otro tema y ya hablaré de él otro día.

Donde quiero hacer hincapié, es en saber distinguir entre deseo y necesidad, y un vestido nuevo de fiesta era, en mi caso, un deseo y como tal, la mejor decisión financiera es no comprarlo.

En el siguiente video de Finanzas para todos, explican la diferencia entre deseo y necesidad.

¿Consigues distinguir entre deseo y necesidad al hacer tus compras?

2 comentarios

  1. Muy buenos consejos, jeje, y el vídeo está genial.

    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *