El dinero no da la felicidad

Cuantas veces abre oído esta frase. “El dinero no da la felicidad”.

Está claro que si no eres capaz de valorar lo que tienes y disfrutar de la vida, no vas a conseguir ser más feliz por tener un montón de dinero.

Tener dinero suficiente para no preocuparte por su falta es la forma de tener tranquilidad. La felicidad te la da la actitud que tengas, valorar tu vida, vivir plenamente y saber disfrutar.

Yo soy feliz en mi vida, valoro lo que tengo y disfruto de todo lo que hago, pero me gustaría dedicar todo mi tiempo a lo que quiero y no a cambiarlo por un sueldo.

Esta noche mientras cenábamos hemos visto en la tele, “Desafío Dakar”, Jesús Calleja ha podido correr en este rally, ha hecho lo que le gusta, y encima le han pagado por ello.

Mi marido y yo hemos comentado que eso si que es montárselo bien. Hace documentales de lo que le gusta, ir al Polo Norte, meterse en las profundidades del mar, correr el Dakar, … Ha convertido su afición en un trabajo por el que le pagan.

Yo, por mucho que acepte mi trabajo y reconozco que estoy bien con mis compañeros y con lo que hago, desde luego no estoy dedicando mi tiempo en hacer lo que me gustaría.

Por eso aunque el dinero no siempre da la felicidad, desde luego cuando ya de por si eres feliz y valoras tu vida, tener dinero puede aumentar tu felicidad.

Mi objetivo no es ser millonaria. Más que tener muchísimo dinero creo que la clave está en vivir sin preocupaciones por falta del mismo.

Tener dinero es la llave para lograr la libertad.

Hasta hace poco pensaba que sólo los millonarios podían permitirse el lujo de hacer lo que quisieran durante todo el día, podían comprar de todo, viajar donde y cuando les diera la gana.

Ahora me he dado cuenta que puedes llegar a disfrutar de tu tiempo sin necesidad de tener un montón de millones. Convirtiendo tu afición en tu trabajo, como el caso de Jesús Calleja, o consiguiendo unos ingresos pasivos superiores a tus gastos para poder vivir sin necesidad de cambiar tu tiempo por un sueldo.

Tengo muy claro donde quiero llegar y como quiero hacerlo, mi actitud positiva es la que me permite ser feliz.

¡Sonríe a la vida y la vida te sonreirá!


¿Te ha gustado? Ayúdame compartiéndolo con tus amigos. Haz clic en el botón de me gusta de Facebook o al de Retweet de Twitter. Gracias por leerme.

2 comentarios

  1. Depende que signifique ser feliz para cada quien, para mi felicidad es tirarme en el pasto verde y voltear a ver las estrellas… si lo que haga en el día me permite llegar al jardín hacer eso… yo soy feliz 🙂

    http://www.sensitiva.com.mx/blog/2011/01/se-feliz/

    chequen el video que anda por la red… demuestra durante 3 min. lo que te puede dar esa felicidad 🙂

    Gracias por compartirse y compartir

    • Hola Sensitiva,

      Si, desde luego cada uno interpreta la felicidad de una manera, aunque básicamente creo que uno es feliz cuando no puede dejar de sonreír y ve a su alrededor lo maravillosa que es la vida.

      Lo que le hace a uno ser feliz es lo que cambia para cada persona. Yo no necesito grandes cosas para ser feliz, mi actitud es la que hace que sea feliz con lo que hago y tengo.

      Un saludo,

      Inma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *