Elije tu actitud. Vive como las flores

Es difícil conseguir que no te afecte lo que ocurre a tu alrededor.

Controlar tus emociones cuando te pitan porque el semáforo se ha puesto en verde hace un segundo y no has salido disparad@.

No molestarte cuando oyes que están criticando algo que te gusta.

Mantener la calma aunque los demás se alteren.

Somos propensos a dejarnos llevar por nuestros impulsos, y es normal, pero también estamos dotados de un poderoso poder, el de elegir cual quiero que sea mi reacción después de ese primer impulso.

Mi primera reacción puede ser de enfado cuando noto que me pitan, pero luego yo soy la que decido si me paso todo el viaje, rumiando lo que me han dicho, – Fíjate, será idiota, ¿por qué me tiene que pitar?.

O también puedo pensar que lo único que pretendía era avisarme por si no me había dado cuenta, no me estaba metiendo prisa sólo me decía, ya puedes seguir.

¿Por qué razón tengo que perder mi maravilloso tiempo pensando lo mal que se han portado conmigo?.

La mejor reacción que puedo tener es dejarlo pasar y disfrutar del momento. Sacar lo bueno de la situación y no darle más vueltas.

No puedo permitir que lo que hacen los demás condicione mi vida.

Continuando con mi afición por los cuentos con moraleja, hoy traigo este bonito relato.

Vivir como las flores

– Maestro, ¿qué debo hacer para no quedarme molesto? Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro.

– ¡Pues, vive como las flores!, advirtió el maestro.

– Y ¿cómo es vivir como las flores?, preguntó el discípulo.

– Pon atención a esas flores -continuó el maestro, señalando unos lirios
que crecían en el jardín. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.

¿No te parece una estupenda forma de vivir?

Extraes de lo que te rodea sólo aquello que te hace crecer, y trasformas tu entorno aportando belleza y armonía.

Lo importante de todo esto no es que logres evitar molestarte por lo que pasa junto a ti, lo que debes tratar es de despegarte de ese sentimiento que no te hace bien, en cuanto te das cuenta que lo estás sintiendo.

Es decir, aprende a reconocer tus sentimientos y deja correr aquellos que no te benefician. Con la práctica llegarás a conseguir el desapego en cuestión de segundos.

¡Sonríe a la vida y la vida te sonreirá!


¿Te ha gustado? Ayúdame compartiéndolo con tus amigos. Haz clic en el botón de me gusta de Facebook o al de Retweet de Twitter. Gracias por la ayuda.

2 comentarios

  1. Hola Inma,

    Fíjate que desde que estoy en la búsqueda por mejorar mis hábitos vitales me he vuelto más analítico de los aspectos que ocurren a mi alrededor y he descubierto lo mucho que nos podemos irritar o preocupar las personas por cosas sin importancia y lo peor es que yo era uno de ellos.

    La historia como siempre me ha encantado, mil gracias por compartir.

    Saludos

    Omar Carreño

    • Hola Omar,

      Yo estoy procurando no preocuparme de las cosas que no son importantes. Es costoso pero me está ayudando muchísimo a vivir de una manera más relajada y plena.

      Me alegra que te guste el relato. A mi me encantó cuando lo leí.

      Un saludo,

      Inma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *