Eres el arquitecto de tu vida

Hace poco tiempo (dos años más o menos) que me he dado cuenta de cual es el principal trabajo que tengo en mi vida.  Es decidir que clase de día voy a tener cada mañana al despertar.

(En este artículo “Gracias, soy feliz. Hoy elijo sonreír”, expliqué hace unos meses como me despierto. A mi me resulta muy motivador, entra y leelo.)

Yo soy la única que puede tomar la decisión de como viviré cada situación en mi vida, nadie la toma por mi, aunque parezca que estoy obligada por el exterior, al final la elección es mía.

Esta claro que no puedo evitar que hoy llueva, pero tengo la decisión de como lo viviré. Puedo quejarme por que me resulta un fastidio que llueva o puede sentirme agradecida porque mis plantas se regarán.

No puedo impedir que los baños de casa se ensucien, somos cuatro personas utilizándolos diariamente, así que los tengo que limpiar. Puedo hacerlo enfadada pensando que no me gusta nada hacerlo, o puedo decidir que es una tarea que debo realizar y que al acabar estará todo muy limpio, sacarle partido a la experiencia y disfrutar del momento.

Si mi hijos me llaman por la noche,  por que no pueden dormirse, mientras estoy leyendo un libro, viendo la tele o en el ordenador, no lo puedo impedir, pero puedo decidir si voy protestando y quejándome de que no se duerman, o puedo dar gracias, por que tener esta interrupción significa que tengo unos hijos que me necesitan y me llaman. Ellos me dan mucha felicidad.

Mi actitud no cambiará el hecho de que tenga que pagar una gran hipoteca, pero entre pensar que estoy empeñada hasta los ojos y maldecir cada mes la cuota que pago, o pensar que vivo en la casa que me gusta y que puedo pagarla, hay una gran diferencia.

Hoy puedo quejarme de mi dolor de espalda o puedo sentirme afortunada de estar viva.

Puedo lamentarme de no haber sabido antes lo que sé ahora sobre mis finanzas o puedo dar gracias por haberme dado cuenta ahora de que hacer, estoy tomando el control y aprendiendo muchas cosas.

Cada día al despertar se me presenta una posibilidad nueva de ser feliz, sólo tengo que darle la forma que yo quiero. Soy el arquitecto que diseña mi propia vida. Yo escojo como será.

Como dice Serrat,

    “Hoy puede ser un gran día,
    plantéatelo así,
    aprovecharlo o que pase de largo,
    depende en parte de ti”

¿Como vas a moldear tu día hoy?

¡Sonríe a la vida y la vida te sonreirá!


¿Te ha gustado? Ayúdame compartiéndolo con tus amigos. Haz clic en el botón de me gusta de Facebook o al de Retweet de Twitter. Gracias por leer Gana Dinero y Tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *