Masaru Emoto. Mensajes del agua

Esta noche han hecho en la tele el documental ¿¡Y tú que sabes!?.

En este documental mencionan el estudio que realizó Masaru Emoto con el agua.

Causó gran sensación con su libro Mensajes del Agua, donde publicó las fotografías que había realizado a cristales de agua.

Es alucinante lo que los pensamientos le pueden hacer al agua.

Yo ya había visto las fotografiás de Masaru Emoto cuando hace un par de años mi marido trajo a casa el documental ¿¡Y tú que sabes!?.

Como le gusta decir a él, este documental llego a sus manos. No sabía exactamente que era ese documental el que él estaba buscando. Hacia tiempo que había visto un fragmento y le gustó, pero no tenía ni idea de que se trataba de este documental. Un día por casualidad lo encontró en google y en cuanto se dio cuenta de que era lo que llevaba tiempo buscando fue al corte ingles y lo compró. Y después encontró el libro y también lo compró.

En fin, he vuelto a irme por las ramas.

Cuando hoy he visto de nuevo el documental he recordado como me impactó ver las imágenes que hizo Masaru Emoto. Y que son un claro ejemplo de como pueden llegar a afectarnos los pensamientos.

Parece increíble que los pensamientos, las palabras o la música lleguen a influir en el agua modificando su forma.

Masaru Emoto fotografió cristales de agua congelados que habían sido sometidos a estímulos con música. Luego marcó botellas llenas de agua con letreros que indicaban emociones humanas o ideas, como “Gracias”, “El chi del amor”, “Me pones enfermo, te mataré”.

El agua reaccionó a los mensajes positivos de manera diferente que a los negativos. Con los positivos formó bellos cristales blancos casi perfectos, mientras con los negativos formó cristales feos, deformados, muy desagradables a la vista.

Ya he mencionado que atraemos hacia nosotros lo que pensamos de manera continuada, es la Ley de la Atracción. Pero con esto además podemos ver lo que los pensamientos pueden llegar a provocarnos.

Si un pensamiento es capaz de hacer que el agua forme cristales bellos y otro de formar cristales desagradables, imaginate las repercusiones de los pensamientos en nosotros mismos.

Lo que esta claro es que los pensamientos generan sentimientos. Si piensas en negativo tu estado de animo también es negativo. Si piensas en positivo tus sentimientos también están en la misma frecuencia y ves a tu alrededor más cosas buenas.

Te dejo un fragmento de un documental en el que aparecen algunas de las fotos de Masaru Emoto en la escena que he visto esta noche de ¿¡Y tú que sabes!?.

Así que visto lo visto, mejor tener en tu cabeza pensamientos positivos. ¿no crees?

¡Sonríe a la vida y la vida te sonreirá!


¿Te ha gustado? Ayúdame compartiéndolo con tus amigos. Haz clic en el botón de me gusta de Facebook o al de Retweet de Twitter. Gracias por la ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *