Se proactivo. Agranda tu círculo de influencia

La forma que tienes de ver la vida te hace sentir con más o menos intensidad los problemas que aparecen en tu camino.

La misma situación no la viven igual dos personas diferentes, la explicación está en las vivencias que ha tenido cada uno que le hacen ver el mundo con un cristal distinto.

Durante este año he experimentado muchísimos cambios en mi vida. He cambiado mi cristal y ahora veo el mundo con otra perspectiva.

Procuro no estar dando vueltas sobre el mismo problema permanentemente, lo analizo, miro si es algo que puedo resolver yo y me pongo a ello y en caso de no depender de mi, trato de sacarlo de mi cabeza para centrarme en aquello en lo que puedo influir. Es un ejercicio que llevo poco tiempo haciendo y en ocasiones me cuesta, pero me está aportando muchísimos beneficios. Es la manera de ser proactiva en lugar de reactiva.

Creo que este cuento puede mostrarte a que me refiero.

El Aprendiz Quejumbroso
(Autor Desconocido)

Un anciano maestro Hindú se cansó de las quejas de su aprendiz, así que, una mañana, lo envió por algo de sal.

Cuando el aprendiz regresó, el maestro instruyó al joven infeliz a poner una manotada de sal en un vaso de agua y luego beberla.

“¿A qué sabe?” preguntó el maestro.
“Amargo,” escupió el aprendiz.

El maestro rió entre dientes, y entonces le pidió al joven que tomara la misma cantidad de sal en la mano y lo acompañara.

Los dos caminaron en silencio al lago cercano, y una vez allí, el maestro le dijo que lanzará al agua la manotada de sal. El alumno siguio las instrucciones.

“Ahora bebe del lago.” ordenó el maestro

El aprendiz obedecio.

“¿A qué sabe?” preguntó el maestro.

“Fresca,” comentó el aprendiz.

“¿Te supo a sal?”, preguntó el maestro.

“No,” dijo el joven.

En esto el maestro se sentó al lado del joven y le tomó sus manos, diciendo:

“El dolor de la vida es pura sal; ni más, ni menos. La cantidad de dolor en la vida permanece exactamente igual. Sin embargo, la cantidad de amargura que probamos depende del recipiente en que ponemos la pena. Así que cuando estás con dolor, la única cosa que puedes hacer es agrandar tu sentido de las cosas. Deja de ser un vaso. Conviértete en un lago.”

Cambia tu cristal, toma otra perspectiva y amplia tu visión del entorno.

Ante los problemas agranda tu círculo de influencia y reduce tu círculo de preocupación.

¡Sonríe a la vida y la vida te sonreirá!


¿Te ha gustado? Ayúdame compartiéndolo con tus amigos. Haz clic en el botón de me gusta de Facebook o al de Retweet de Twitter. Gracias por la ayuda.

3 comentarios

  1. Hola Inma,

    Como siempre excelente artículo, me ha gustado mucho la forma en la que llevas las cosas, primero porque sé que como yo este año ha representado grandes cambios en tu vida.

    Segundo porque el darnos cuenta que la vida es mejor cambiando nos da la posibilidad de ser uno con nosotros mismos y darnos cuenta que el lo que nos da la verdadera felicidad.

    Saludos,

    Omar Carreño

    • Gracias Omar.

      No recuerdo exactamente el dicho pero viene a decir que para cambiar las cosas debes cambiar primero tú, y eso es lo que estoy haciendo.

      Un saludo,

      Inma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *