Rebajas, rebajas y más rebajas

Hoy hemos cometido la gran locura de ir al centro comercial el Bonaire a comprar unas zapatillas para mi hijo y unas botas para mi hija.

Se ha juntado que es sábado y de normal los sábados los centros comerciales están llenos y que hoy es el segundo día de rebajas en Valencia.

Te puedes imaginar como estaban las tiendas.

Hemos entrado a H&M y la cola para pagar era enorme, además de que la tienda también estaba llena. Y lo mismo ocurría en las zapaterías, en Alcampo y en general en todos los establecimientos.

No sé que tienen las rebajas que hacen que la gente se vuelva loca por comprar. En la mayoría de prendas el precio ha bajado muy poco pero es suficiente con tener un gran cartel de REBAJAS en el escaparate para que nos lancemos a comprar.

Los vendedores saben como provocar a nuestro subconsciente para que compre, aunque no necesitemos el producto en este momento, lo adquirimos por si nos sirve en el futuro, es una gran oportunidad ya que está rebajado. Esta forma de pensar nos lleva a comprar por comprar. Lo que pensamos que es un ofertón, no lo es tanto, pues hemos gastado un dinero en algo que no necesitábamos. Nos lanzamos a la compra por impulso.

No sé explicarlo pero reconozco que comprar me produce satisfacción.

Muchas veces pienso que si el dinero lo recibiera sin esfuerzo y sin límite, disfrutaría comprando cosas que me gustan aunque no las necesitara, caprichos que no compro porque mi dinero es limitado. Simplemente iría a la tienda y los compraría además no me preocuparía en ir cuando estuvieran las rebajas ya que el precio de la prenda sería lo de menos.

En fin cuando analizo lo que siento al pensar en comprar, me doy cuenta que estoy muy influenciada por el mercado. Sé que puedo controlarlo si recapacito y pienso en lo que voy a comprar antes de hacerlo pero requiere vencer a la inercia y desde luego ahora que tengo claro cual es mi objetivo (la libertad financiera) no me conviene dejarme llevar y gastar el dinero en cosas que no necesito sólo porque estén de rebajas.

Tengo que saber aprovechar estas rebajas para comprar a menor precio lo que necesito pero no cargarme de cosas que no necesito. Mi dinero tiene un mejor destino.


¿Te ha gustado? Ayúdame compartiéndolo con tus amigos. Haz clic en el botón de me gusta de Facebook o al de Retweet de Twitter. Gracias por la ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *