Revisa tus gastos para no llevarte sorpresas y ahorrar.

Somos clientes de Ono desde que nos casamos, tenemos contratado televisión + Teléfono + Internet. Hace unos años cambiamos el contrato de Internet y nos cogimos un opción más económica, se reducía la velocidad y teníamos un límite de descarga y si nos pasábamos pagábamos por paquetes adicionales hasta un máximo de 30 € extras a la cuota normal. Salvo algunos meses que pagamos paquetes adicionales por hacer más uso de Internet, el resto de facturas eran inferiores a lo que pagábamos antes.

Pero desde noviembre estamos haciendo más uso de Internet y todos los meses pagamos el máximo y encima sufrimos una velocidad muy baja. Vamos más pegas no podíamos tener. ¡Malo, feo y carísimo!.

A principios de mes pensando en que este verano necesitaríamos una conexión móvil de Internet preguntamos y estudié que operadora nos resultaba mejor. Además quisimos que nos informaran de los nuevos planes de Ono para televisión + Teléfono + Internet, para mejorar de velocidad y dejar de pagar ese dineral todos los meses.

En atención al cliente nos dijeron que Ono estaba ampliando Internet a 6 Megas de forma gratuita para todos sus clientes, y durante este mes nos los pondrían. Así que en lugar de solicitar un cambio de plan decidimos esperar a que lo hiciera Ono.

Ayer Juan, después de casi un mes esperando y en vista de que no hacían el cambio, llamó para ver que pasaba. En esta ocasión la telefonista dijo que no estábamos en ninguna lista para hacer tal ampliación, pero que cambiarnos de plan nos costaría sólo 4 € más de lo que pagamos por el plan actual, lo cual supone un ahorro de 26 € respecto a lo que pagamos ahora. En fin que solicitó el cambio. A los 20 minutos de llamar, nuestra velocidad pasó de 600k a 6Megas. ¡Menuda diferencia!, estábamos haciendo el canelo, pagando mucho más por un servicio pésimo.

Para alcanzar la libertad financiera, entre otras cosas hay que controlar los gastos. El control de gastos no es necesariamente privarse de caprichos y comodidades. Esta claro que cuantos menos gastos tienes más fácil es obtener la libertad financiera, pues la cantidad de ingresos pasivos que necesitas para superar tus gastos mensuales también es menor. Pero antes de pensar en reducir todas nuestras comodidades, podemos hacer cosas que nos permitan reducir gastos sin llegar a una vida de ahorro extremo.

En el ejemplo de nuestra conexión a Internet nosotros gastábamos muchísimo todos los meses por una conexión que dejaba mucho que desear. Ahora después del cambio, tenemos mejor servicio, a menor precio y no hemos tenido que privarnos de nada.

Llevar el control de tus gastos además de permitirte presupuestar tu dinero con excedente también sirve para que seas consciente de donde se va el dinero y que hacer para que se quede.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *